Football Scores

martes, 17 de julio de 2007

¡Pásame la Botella!

La última Copa América será recordada por los hinchas chilenos por el bajo nivel futbolístico de Chile, la goleada que sufrieron los nacionales a manos de Brasil y las dudas de Nelson Acosta para encontrar un ´once` ideal. Pero quizás, lo más inolvidable será el nuevo acto de indisciplina de 6 jugadores de la ´Roja`.

La historia de rebeldía en la selección chilena no es nueva. Varios antecedentes agravan aún más la falta ocurrida en la última Copa América.

Los hechos más relevantes, en cuanto a actividades extrafutbolísticas se refieren, tienen de común denominador los países tropicales, con excepción del ´Dublinazo`.

Pero es común que deportistas de ¿elite?, celebren o beban en medio de una competencia y en instancias claves de ésta misma.

Doctores especialistas señalan que no es recomendable que un deportista se exponga a fiestas o celebraciones antes de un partido o competición. Los lugares cerrados, en donde el humo del cigarro, la música fuerte, el baile, las mujeres y el alcohol son situaciones que desgastan a un deportista ante un esfuerzo importante, como por ejemplo un partido por cuartos de final de una Copa América.

Es así, como 6 seleccionados nacionales (Jorge Vragas, Jorge Valdivia, Reinaldo Navia, Rodrigo Tello, Pablo Contreras y Álvaro Ormeño) celebraron hasta madrugada y provocaron los últimos incidentes de la selección en tierra venezolana.

Pero hay cuatro puntos ha destacar y precisar ante tal situación.

Primero: era necesario celebrar una clasificación a segunda ronda de una Copa América. Es sabido que no es difícil sortear una ronda en la competencia internacional sudamerica, ya que de los 12 equipos sólo 4 quedan afuera.

Segundo: ¿Es culpa de Nelson Acosta y la dirección de la ANFP darles permiso para celebrar hasta las 3 de la mañana? Quizás, porque podría haber sido en otro momento. Pero la responsabilidad es de los jugadores, ya que ellos son los que administran su tiempo libre y deben ser profesionales en su actuar.

Tercero: los jugadores echan la culpa a la prensa por denunciar este hecho. Pero ¿Qué quieren? Que se ocultara y se tapara esta falta. Ahí los jugadores están desenfocados y buscan desviar la atención y poner el tema en otra área.

Cuarto: y quizás lo peor de todo, al final la selección perdió por goleada, no se habló de fútbol y del futuro de la ´Roja` es cada vez incierto, con unas eliminatorias a 3 meses y sin dt a la cabeza.

Historial Carretero

El primer incidente que se recuerda a corto plazo es el que ocurrió en 1996. En Venezuela, un par de jugadores titulares ingresaron a dos mujeres al lugar de la concentración. En ese momento, el director técnico era Xabier Azkargorta. Nunca se develaron los nombres de los implicados, pero en el ambiente periodístico se manejaba el secreto a voces de que Javier Margas y Gabriel “Coco” Mendoza eran los involucrados. El “cucutazo” de 2001 llenó los noticiarios mostrando a prostitutas entrando y saliendo nuevamente del lugar de concentración de los seleccionados.

La debilidad por las féminas de la Roja siguió el 2006, en el famoso “dublinazo” en Irlanda, cuando el ex DT Nelson Acosta sorprendió a dos de sus alumnos en estado de jarana con un grupo de mujeres dispuestas a entretenerlos. Fue el viernes 26 de mayo. Reinaldo Navia, en ese entonces delantero del América de México, y el volante del Liverpool que jugaba en la Real Sociedad de España, Mark González, fueron sorprendidos con dos mujeres en una de las piezas del hotel. Los jugadores se defendieron argumentando que las chicas sólo eran unas groupies que subieron a conversar con ellos y a pedirles autógrafos. Incluso Navia dijo que estaba jugando Playstation.

El Ordacazo

El relato dice que los jugadores aludidos dieron término a la tomatera (la cual había empezado en la pieza de Contreras y Vargas, con la ingesta de ron preferentemente), porque les dio hambre. Bajaron a desayunar a uno de los restaurante del lobby del hotel de concentración. Según se dice, Ormeño no habría podido bajar y prefirió ir a dormir.

Se recuerda este capítulo de la historia (que había arrancado como a la 01.30 de ese día en el vecino pub discoteque Trio), porque si los futbolistas no hubiesen bajado a tomar desayuno, la ingesta de alcohol habría pasado inadvertida.

Quizás nadie pensó (de los involucrados) que el principal inculpado, el capitán de la selección Jorge Valdivia, no se hubiese puesto tan odioso y no le hubiese dicho groserías a la cajera y a la camarera, y si Navia no se pone a "punzetear" una silla con un cuchillo y a lanzarle mermeladas, jamones y mantequillas envasadas al impávido de Tello ("que era el curao más tranquilo de todos", según uno de los presentes), seguro que todo terminaba ahí y que la prensa difícilmente se habría enterado de nada.

Tras el escándalo vinieron las recriminaciones internas. En especial de Contreras y Vargas, quienes se ofuscaron con la prensa primero y con Valdivia, además, porque es verdad: los dos jugadores más veteranos del plantel consumieron alcohol, organizaron la "fiesta" en su pieza. Sin embargo, ellos no agredieron verbalmente a nadie y (antecedente ratificado por las camareras) trataron de tranquilizar a Valdivia, quien se mantuvo "intratable". Tanto, que los funcionarios del hotel certificaron que cuando el grupo de futbolistas ya había salido del restaurante, Valdivia, "siempre tomado", según relató uno de los supervisores del recinto, molestó a una pasajera norteamericana en el lobby: no la dejaba avanzar, se le ponía por delante y le hacía fintas.

Por último, Vargas y Contreras se sintieron solos en este hecho, sintiendo de que la culpa principal no era de ellos, si no de Valdivia, quien sólo habló para el noticiario de Mega en la noche. "Los acontecimientos son: tirarse jamón, untar la mermelada en la cara y pasar un cuchillo de mantequilla por una silla. Esos son los hechos. No hubo gestos obscenos, lo único es lo que estoy diciendo porque se han inventado muchas cosas, nos han ensuciado. Quiero manifestar el malestar de los involucrados y me hago responsable como capitán", dijo el ex colocolino.



Los castigos fueron severos y varios de los involucrados apelarán a tal decisión, ya que consideraron que fue excesivo. Algunos ya mostraron su idea de marchar de la selección (como Jorge Valdivia), pero deben recordar que ellos mismos fueron los causantes de estos hechos y deben asumir su responsabilidad.
Quizás con un castigo de esta magnitud, puede marcar un hito en el tema de la indisciplina.
Sólo quedará ver si con el tiempo, se limarán estas asperezas.

2 comentarios:

Caro dijo...

Es una lastima que nos destaquemos por las indiciplinas de algunos jugadores de la seleccion adulta y no por que talvez llegaron a semi final o por que no la final de una competencia internacional ..... pero bueno lamentablemente pagan justos por pecadores espero que con esto se den cuenta de las macanas que se estan mandando y dejen de culpar a otros por sus herrores y se pongan las pilas ahora que vam a comenzar las eliminatorias y comiensen a destacarse por otras cosas , que para bochornos ya hemos tenido suficiente .....Ahora toda la suerte y las buenas vibras para la sub 20 que es la unica que esta sacando la cara por Chile...
Ivan.
Tus articulos estan cada vez mas entretenidos e interesantes te felicito suerte con los que vienen.

N.Reyes dijo...

VIVA CHILE MIERDA!!!!!!!!!


SALUD!!!!!!!!!!